La raza Jersey se originó en la isla de Jersey, ubicada en el Canal de la Mancha entre Francia e Inglaterra. La Jersey es una de las razas lecheras más antiguas, y se desarrollan desde hace casi 600 años.

Esta raza ha sido parte de Longley Farm Group por tres generaciones. En 1948 los hermanos Joseph y Edgar Dickinson comenzaron a criarlas en Yorkshire.

La leche producida por las vacas Jersey tiene un excelente sabor. Tiene un sabor cremoso, suave y satisfactorio y contiene más proteínas, calcio y otros nutrientes vitales que la leche de otras razas lecheras. Las Jersey son las productoras de lácteos más eficientes del mundo, y producen más kilogramos de queso por kilogramos de peso corporal que cualquier otra raza. En los Estados Unidos, una Jersey promedio, por ejemplo, produce 18 veces su peso corporal en leche cada año.  Una campeona en Estados Unidos, produjo 41 veces su peso corporal en un año.

Las terneras Jersey pesan alrededor de 24 kilogramos al nacer. El peso típico de las vacas maduras es de aproximadamente 430 kilogramos. Si bien suelen ser de color beige, las vacas también pueden tener marcas blancas o ser casi negras. Sus narices son negras con un anillo blanco sobre la nariz y sus pezuñas son negras. Las Jersey alcanzan la madurez más temprana de todas las razas lecheras, son reproductoras eficientes y tienen vidas productivas más largas.

Esta raza se adapta a una amplia gama de condiciones climáticas y geográficas. Se pueden encontrar vacas Jersey desde Dinamarca hasta Nueva Zelanda, desde Canadá hasta América del Sur y desde Sudáfrica hasta Japón. Una característica sobresaliente de las Jersey es que son más tolerantes al calor que las razas más grandes.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), en el Uruguay, el 1% de la producción lechera pertenece a la raza Jersey.

Las Jersey son la mejor opción para una lechería sostenible, ya que utilizan un promedio de 32% menos de agua y 11% menos de tierra. Debido a que las lecherías de Jersey usan menos combustibles fósiles y producen menos desechos, tienen una huella de carbono que es 20% menor.